Publicado el

Fable

Imagining a time where primitive animals and humans could communicate as equals and were respected as such.

They were magical and exciting but harmonic times.

They knew the language of all the animals, they felt the vibrations and messages of the plants, majestic trees.
Even understood the whispers of the elements through the wind as a perennial messenger.

But one day someone among the hominids who liked to create stories a little bunch of them imagined a different new story.
They proclaimed the existence of a god over all gods which was theirs making them unique, special, and superior to the others.

Therefore, they had more rights to the places and fruits of the land, rivers, lakes, oceans, and even the giant mountain ranges with their majestic peaks almost touching the stars, where many believed, the gods lived.

But this story attracted his peers because of giving them the delusion of believing themselves as different and superior beings.

And so they began to fight with the other animals over the land and declaring their possessions and exploiting it with massive devastation.

Transforming the once full of life and beauty, into inhospitable and smelly garbage dumps. As one of their new creations.

They grew in number, overpopulating the earth- like their biological cousins the rodents- subjugating the other species, dispossessing them of any right to coexist in freedom and enslaving them for their absolute benefit.

They invented symbols and writing and through this both in stone and fiber of papyrus and paper they printed for supposedly immortality all these self-proclaimed beliefs.
Turning them into their exclusive and progressively, violent myths.

To the point that they fine-tuned it and then directed it against its own kind, inventing races among them.

Generating horrible, brutal rapes and murders with a massive imposition on a large number of their fellow men.
Now devalued as inferior and worthy of control and possession.

As if they were consumer goods on a par with pets but with the exception of not eating them.

They truly believed themselves omni-potent above all others, inside and outside their species.

But one day, a holocaust came from outer space in the form of a comet, spilling a deadly virus.

With this hominids began to die en masse and curiously, those considered inferior could adjust much better and survive the extraterrestrial disease.

Those who had been in control were massively devastated
and only a few million survived.

These were left with a mutation that affected their brain function with massive inhibition of their thalamus and amygdala, making them much more rational.

Capable of discounting and dismantling the dogmas of the past and turning them into beautiful documents of brotherhood and humility with nature as their mother and father.

From there they embraced their congeners now the majority, in peace and brotherhood, as in their primitive origins and developed the wonderful rehabilitation of the entire planet.

Where all species were respected as equals, thus generating a perfect balance with incessant flourishing of resources and fruits everywhere.

They achieved such a degree of development that they relearned to communicate with animals and plants much earlier.

And they discovered the origin of the world kept secret until this moment of absolute humility and earthly brotherhood.

Perhaps one day not too far away they will contact their brothers from other worlds, expanding the innocence that they had lost but recovered with that stellar comet.

Some of their scholars suspect that perhaps it was a gift from them, but we won’t know that until we contact them.

Until that day, they dedicate themselves to enjoying life on this beautiful planet, now everyone’s.

They have learned that in the end, the fable created by a group of hominids turned out to be a fabled dogma that crashed and pulverized against the plain and simple reality, the one that we are all included equally in the Universe.

By creating differences between species to proclaim themselves superior and from there to possess and control others.
It is a perverse human delusion that can cost them their extinction, if they fall into it again.

Therefore, identifying as part of one with the whole, and thus exercising Universalism, is the best medicine against human delusions.

Now and hopefully always, we all proclaim,
We are One with All.

Jorge Troncone Osorio

Publicado el

Muerte en Blues

Muerte en Blues

Esta es la imagen de un noctámbulo músico apodado Chet, venido de las poderosas y amplias costas del Pacífico a los meticulosos y estrechos canales de Amsterdam.

El siempre solitario con la música susurrándole el alma.
Su voz y la trompeta como instrumento, en sus manos y boca a flor de labios soplando tristeza insondable.
Transmitiendo al mundo más allá de su lágrima y llanto, el beso por la vida que apenas tuvo y sueña.

Se esconde así detrás de esas notas de pasado sin posible futuro.
Muriendo muy lentamente al son de sus melodías hacia lo inevitable.

Se clava en sesgos de vida con su trompeta, como salvavidas de breves instantes de respiro con aromas de amores perdidos.
Quizás sueños de paz que se desvanecen en el silencio, incitando la tortura del despojo de toda posible esperanza.

Y ahí, sin remedio, se inyecta el fuego frío del dragón que lo mira con lástima y odio, disolviéndose en sus entrañas.

Abre los ojos y maldice la luz porque sabe que aún respira y sufre el ataque de la náusea en su espíritu vuelto añicos.
Y se arrastra con torpeza hacia su único aliado de penas, la sinuosa dama de hierro dorada, soplando con rabia y dolor, sublime amor y pasión.

Y ahí, vence las sombras de su resquebrajado ser, que por unos minutos vive y navega a salvo. Descansando en paz y sonriendo al agua quieta de Amsterdam.

Un día gris, absolutamente sólo, el dragón se apiadó y se lo llevó frío y pálido.

Ahora yace con la trompeta amarrada a sus manos, ya parte de su cuerpo y ser.
Sabía que sin ella, no soportaría ni la muerte.

Y ahora con ella, recrea serenas melodías de ensueño eterno.

Jorge Troncone Osorio

Publicado el

La Sirena de mi Vida

La Sirena de mi Vida

Yo, pobre náufrago me conseguí frente a ti, estrella absoluta, en el esplendoroso cristal oceánico, flotando ingrávida, libre

poseedora de las corrientes marinas y sus seres, deambulando a tu alrededor, nutriéndose con tu fresco calor de vida.

Tú imagen perfecta colapsa mi asombro y hace llorar los dioses de todos los seres ante tu absoluta belleza.

Ya no sé de mi, al verme envuelto en tu sublime gracia.

Olvido el mundo y la historia entera de la humanidad.

Haciendo este instante ante ti, el universo eterno.

Hechizado oigo tu canto de sirena que me llama a tú encuentro.

Yo, cuál Ulises, intento pausar mi anhelo de ti,

pero sin lograrlo me dejo llevar por tu embrujo.

Flotando en tus dominios envuelto en tus brazos y pechos, junto a tu boca alumbrada por esas perlas azul ámbar de tus ojos, absorbiéndome en pura luz.

Y una vez dentro de tu ser, caigo en la vertiginosa éctasis de tu pasión, en delirio con grito a los siete mares.

Ya prisionero, me convierto en un delfín majestuoso liberándome de la gravedad que apresa a los hombres en la pesada tierra.

Dónde los sueños se evaporan en el calor del sol, dejándote en desiertos inanimados del alma.

Y pienso si algún día volveré a la orilla y me apoye de nuevo en mis pies y manos para ser humano y escribir sobre ti y tu

reino.

Renunciando por miedo al poder de tu amor y ser lo que fui antes de nuestro mágico encuentro.

Pero venzo la duda rehusando ser sombra del pasado sino estrella luminosa de presente perenne, navegando a tu encuentro,

libre al fin del miedo a vivir sin límites.

Con tu luz me muestras la senda de mi existencia, con tu canto me emocionas, y con tu abrazo me calmas, haciendo posible la Paz y la Pasión, en uno.

Y eso, no es posible en la tierra de los humanos.

Por eso, decido estar a tu lado hasta el final de mis suspiros,

hasta que la luz se desvanezca de mis ojos,

En el calor de tu Vientre,

en el fondo del Océano,

en tu Amor.

Adorada Sirena de mi Vida.                                   

                                                      Jorge Troncone Osorio.

Publicado el

Solitude

Is a moment without time just pure essence of the sublime presence.

Images, smells, warmth and freshness along with and sounds from within.

All connected like a beautiful cosmic net with the entire Universe in the most intensely  interconnected experience of being. 

No past, no future, no memories, no plans only my absolute now.

No Here, no there, no me and no you. 

Only us and every molecule with every atom of the Universe.

I am what I belong and I project by just being.

No time, no birth, no Death just being.

That is my solitude.

Jorge Troncone O.

Visit myWeb: Tecuento1cuento.com

Publicado el

El Silencio Mortal

Es ese espacio y tiempo vacío de sombra y luz, dónde y cuándo sólo persiste la angustia latente pero voraz en mi mente que NO puede detenerse y corre despavorida en un millón de posible formas de subsistir, imaginando la muerte.

Sí, ya la muerte o falta de vida, cómo el pegostoso resollar del abandono.

De esa falta de mirada y mucho menos voz o palabra y olvídate de abrazo o muestra alguna de cariño de ese gigante que deambula por ahí, 

llamado padre.

No puedo dejar de perseguirlo con la mirada, trato de clavar mi alma a su sombra y ver si al menos, se percata que existo y estoy ahí, oscuro silente pero atemorizado y pálido al terror a perderte.

Pero entre los miles de pensamientos,

me percato que nunca lo he tenido a mi lado.

Porque él, siempre ha obviado mi nombre, y en el mejor de los casos, dándome la espalda, eleva un dedo de su mano derecha para señalarme, sin emocion alguna, que lo siga.

Yo, corro despavorido, cien metros en 5 segundos, para que no me deje atrás, mas allá de su sombra.

En su sombra, imagino como seria estar atado a su mano y su risa.

Y más aún, su palabra enunciando mi nombre o simplemente decirme:” hijo”.

Pero ya a mí edad de soledades y silencios aprendí que NO ocurrirá.

He concluido que él, nunca será mi padre.

Me rindo a su lejanía perenne y abismal, más allá de la puesta del sol y me digo:

“Ya no puedo necesitarte, ni adorarte, ni siquiera existirte, porque la angustia me ahoga el ser, siendo ahora yo el que te calla y ciega de mi alma. Yo el que te coloca en un cubículo del imposible y ahí desapareces.”

Te mueres y llorando tu partida definitiva me emborracho del último dolor por tres días y tres tres noches.

Finalmente, me levanto sintiendo absolutamente nada.

Y cuándo me pregunten si tengo padre, les diré que murió hace mucho tiempo y que ni me acuerdo de él.

Cambio de tema como si nada, porque al final y al cabo,

la nada se interpuso entre su imagen y la mía y fue solo un espejismo de mis deseos y sueños.

Y ya eso no existe.

Yo, ahora, me invento todos los días. Sin saber muy bien quién soy, pero lo único cierto y sólido es que nunca tuve padre y lo peor, es que ya no me importa, y la vida, tampoco.

Tal vez, morí el día que lo borré de mi ser.

Tal vez soy sólo un espejismo y aún, no me he dado cuenta.

Así, respiro y camino, duermo e ingiero alimentos sin sabor ni olor y hasta tengo sexo con cuerpos jadeantes que no siento.

Y prosigo el interminable desasosiego de mi presencia en este mundo insípido y gris.

Pero por razones más allá de mi, descubro que existo a través de mi grito a voces con letras aquí plasmadas.

Postulando mi hondo dolor y así mi ser,

sea cual sea.

                                                                             Jorge Troncone O.

Visita Mi web: Tecuento1cuento.com

Publicado el

Puro

Puro

Así te sientes aquí, frente al encuentro del Cielo, el Mar y la Tierra en el exacto medio de los tres elementos. 

Entonces, te das cuenta que estas buceando en el aire puro, tan puro que empiezas a toser y dejar salir las toxinas de tu ser.

Luego de un mal momento de náuseas y dolor de cabeza, te disculpas por ensuciar con tus impurezas la inmensa belleza. 

Y te maldices por ser tan asqueroso y falta de respeto con estos majestuosos elementos. 

Pero ellos, esplendorosamente en paz y balance siguen su curso de encuentro y mezcla de colores y formas, desencadenando maravillas. De esas que que te hacen llorar, gritar de la emoción y te purifican tus adentros. 

Y te sientes parte de ellos como humilde súbdito a su belleza ilimitada. 

Arrodillado ante ellos, con el alma en la mano como ofrenda.

Se abalanzan con  toda la fuerza y poder, juntos en uno.

Envolviéndome, como una burbuja cristalina de jabón. 

Y al explotar, me encuentro yaciendo en la fina arena, con los brazos abiertos, mirando el cielo, oyendo el mar y aspirando su brisa.

Ahí, en ese magnífico instante, descubro que había renacido.

Liberado de mi mismo, en unión íntima y eterna con los preciosos elementos.

Ahora, en paz, estoy listo para la aventura de la vida con esta imagen en el centro de mi ser.

Limpio y Puro.

                                 Jorge Troncone O.

Visita miWeb:Tecuento1cuento.com

Publicado el

Cielo

Cielo

Limpio y llano, ese cielo que acaricia mis ojos y pinta mis labios hacia la sonrisa con su azul y dorado.

No dejando duda, ni temor alguno.

Llenado todo, absolutamente todo con esperanza cierta y total. 

Lo vivo desde dentro, lo exhalo y distribuyo por el mundo a fuerza de sueños con pasiones insaciables.

Y así, acariciando suavemente las nubes en mi mágico ascenso. Avanzó hacia los astros luminosos y devoró su luz hasta convertirme en uno de ellos. 

Proyectando luz a los perdidos en sus tormentos, guiándolos al libre e infinito cielo de todos.

                                                                                            Jorge Troncone O.

Visita miWeb: Tecuento1cuento.com

Publicado el

Trans Galáctico

Cansado y frustrado de la cruenta realidad de este mundo.

Donde la intolerancia de los dogmas humanos basados en miedo y su primogénito, el odio, parecen estar ganando la batalla contra la razón y la lógica, en este nuestro diminuto planeta Tierra. 

Ahogado y hastiado de esta realidad, deseé con toda mi alma, pertenecer a otra civilización.

O estar en otra dimensión o galaxia, dónde absolutamente todo, fuese diferente y mejor a lo que vivo hoy.

Sufrí entonces un fuertísimo dolor de cabeza y perdí el conocimiento. 

Creo que cerca de mi cama, porque fue lo ultimo que vi antes que se apagara la luz de mis ojos.

En ese momento, me desdoblé, en múltiples formas como un arco iris de mí mismo.

En formas y esencias desfiguradas e incomprensibles.

No sé como no sufrí un ataque cardiaco, en este torbellino de sensaciones inexplicables e indescriptibles. 

Al volver en mí, tuve el mismo dolor de cabeza  pero, poco a poco, se fue convirtiendo en una fuente de sensaciones extrañas.

Empecé a sentir mi alrededor diferente, donde era capaz de sentir los átomos y hasta verlos con mis ojos en su maravillosa locura.

De ahí, ver y sentir los diminutos organismos revoloteando en el aire y posados en los objetos.

Luego pude sentir mis órganos interactuando en comunión con todos los elementos físicos y biológicos que nunca antes me imaginé existían.

Después se abalanzó todo como una hermosa sinfonía trascendentales, en armonía absoluta.

Luego, pude transportarme y vislumbrar el tiempo pasado como el presente y proyectar el future en mi mente, a niveles sobrehumanos, a punto de causarme vértigo.

Entonces, entré en contacto con las galaxias, una tras otra, entrelazadas en millonarios mensajes con sus seres y criaturas de todo tipo. 

Maravillado, fue entonces que vi frente a mi millares de imágenes y sonidos de desconocidos seres interactuando.

 Lo más fantástico es que entendía todo y hasta me reía de los comentarios verbales y telepáticos entre ellos.

Estuve embelesado con una sonrisa clavada en la cara, lleno de la mas absoluta felicidad, paz y alegría, en medio de estos mundos maravillosos.

Lo más curioso fue que no sentí miedo sino ansia de contactarlos.

Y así lo hice al hablar con ellos en sus innumerables lenguas y formas energéticas.

Nos comunicamos y nos entendimos.

Yo no podía dejar de experimentar una poderosa serenidad y dicha.

De repente, empecé a sentir un hondo hueco en mi corazón y sentí la falta de ella, mi amor.

Mis nuevos amigos, me dijeron que podía invitarla y ser parte de todo pero que debía primero comunicarle mi experiencia y así, prepararla. 

Yo no entendí eso, porque nunca me preparé para este encuentro. 

Ellos me dijeron que lo habían hecho desde antes de mi nacimientos.

A través de los sueños de mis ancestros.

Entonces les pregunté qué había pasado con los de ella. 

Me dijeron que no habían sido parte de su experimento y yo era, uno de los pocos millones de seres elegidos al azar.

Azar? 

Les pregunté, ¿ustedes seres superiores usan el azar? 

Ellos me dijeron que el azar siempre ha jugado un papel preponderante en la creación de mundos desde siempre. 

Y que la idea de control es muy limitada y no debe ser nunca una obsesión, 

ya que va en contra de las leyes de los Universos.

Comprendí que mi manía por el control era solo una ilusión funesta, que me restaba libertad de movimiento y aún peor, de pensamiento.

Entendí que por azar había encontrado la base de la energía sideral. 

Era sencillamente, el amor. 

Precipitadamente, vi toda mi vida en un segundo. 

Lloré al darme cuenta que el amor me había topado por azar. 

Yo por miedo al descontrol de mí, lo había negado y empujado fuera de mi. 

Pero por esas cosas del Universo, el amor de ella había persistido.

Ella, con su inmenso abrazo me había tomado de vuelta en su total pasión. 

Comprendí todo en ese instante y desesperado les pregunté que cuándo podía traerla conmigo.

Me dijeron que cuando yo quisiera. 

Que no olvidara que era libre de pensar, soñar y amar.

Se despidieron, todo se detuvo y me quedé dormido plácidamente en medio del espacio, entre las estrellas, como si fuese un bebé.

Con esa imagen me desperté.

Al abrir los ojos, la vi junto a mí, en la cama.

Ella dormía y su respiración era suave y 

su cara serena, en paz.

Me le quedé mirando por un buen rato y empecé a llorar de felicidad por tenerla a mi lado.

Entendí que mi sueño intergaláctico me señalaba la base de la felicidad. 

Y eso es sencillamente, el Amor en el constante ahora. 

Ahora, sabía que el miedo a amar se convierte en un hueco negro y te disuelve.

Ahora, era finalmente libre.

Así, me le acerqué y la besé suavemente.

Ella se despertó y me miró con cariño. 

Yo le dije lo mucho que la quería y en silencio nos abrazamos.

Ella entonces me susurró que había tenido un sueño extraño. 

Al describirlo, me asombré porque era exactamente como el mío, pero inverso.

Entonces, yo le conté mi sueño y fue ahí que entendimos el mensaje. 

Entre risa y lágrimas nos encontramos en paz y dicha, a través de infinitas dimensiones.

Y ahora visitamos y vivimos, uno y otro Universo, entre galaxia y galaxia, 

y entre beso y beso.

                                                                                               Jorge Troncone O.

Visita miWeb:Tecuento1cuento.com

Publicado el

Al Cruzar la Esquina…

Es como si te encontrarás el amor de tu vida o la muerte segura, 

al cruzar la esquina. 

Dónde se te aparecen personas y cosas sin darte cuenta y te salpican con su realidad buena, mala o aún peor, nada importante.

Cómo una tienda de recuerdos, donde no recuerdas nada que valga la pena, porque se te olvidó que tenías vida y deambulas en el vacío de ti mismo.

Entonces, cruzas una esquina y se te abalanza una mirada con sonrisa furtiva de una hermosa niña, que ni te conoce, pero te hace sentir bienvenido de Vuelta al Mundo.

Es como un relámpago de azahares que te hace vibrar el Corazón y el Alma, aunque sea un par de segundos.

Te rescata de tu miseria, pero poco a poco, va perdiendo su efecto. 

Por eso, ansías llegar a la próxima esquina y ver si te consigues algo sorprendente o por desgracia, más de la misma inexorable agonía.

Cual drogadicto, andas correteando por cuanta calle y avenida, llenas o vacías de gente, ruidos, colores y olores. 

Cazando migajas de vida desesperada para no morirte triste y vacío.

Si no, lleno de luz sonriente que te abrazo con pasión.

Aunque sea el último suspiro, contra ese mundo interno y oscuro que tanto te ha destrozado los adentros y no te deja salir libre a la calle. 

Por eso, ahora te lanzas a cruzar la próxima esquina, deseando toparte con ella, la vida.

                                    Jorge Troncone O.

Visita miWeb:Tecuento1cuento.com