Publicado el

El Silencio Mortal

Es ese espacio y tiempo vacío de sombra y luz, dónde y cuándo sólo persiste la angustia latente pero voraz en mi mente que NO puede detenerse y corre despavorida en un millón de posible formas de subsistir, imaginando la muerte.

Sí, ya la muerte o falta de vida, cómo el pegostoso resollar del abandono.

De esa falta de mirada y mucho menos voz o palabra y olvídate de abrazo o muestra alguna de cariño de ese gigante que deambula por ahí, 

llamado padre.

No puedo dejar de perseguirlo con la mirada, trato de clavar mi alma a su sombra y ver si al menos, se percata que existo y estoy ahí, oscuro silente pero atemorizado y pálido al terror a perderte.

Pero entre los miles de pensamientos,

me percato que nunca lo he tenido a mi lado.

Porque él, siempre ha obviado mi nombre, y en el mejor de los casos, dándome la espalda, eleva un dedo de su mano derecha para señalarme, sin emocion alguna, que lo siga.

Yo, corro despavorido, cien metros en 5 segundos, para que no me deje atrás, mas allá de su sombra.

En su sombra, imagino como seria estar atado a su mano y su risa.

Y más aún, su palabra enunciando mi nombre o simplemente decirme:” hijo”.

Pero ya a mí edad de soledades y silencios aprendí que NO ocurrirá.

He concluido que él, nunca será mi padre.

Me rindo a su lejanía perenne y abismal, más allá de la puesta del sol y me digo:

“Ya no puedo necesitarte, ni adorarte, ni siquiera existirte, porque la angustia me ahoga el ser, siendo ahora yo el que te calla y ciega de mi alma. Yo el que te coloca en un cubículo del imposible y ahí desapareces.”

Te mueres y llorando tu partida definitiva me emborracho del último dolor por tres días y tres tres noches.

Finalmente, me levanto sintiendo absolutamente nada.

Y cuándo me pregunten si tengo padre, les diré que murió hace mucho tiempo y que ni me acuerdo de él.

Cambio de tema como si nada, porque al final y al cabo,

la nada se interpuso entre su imagen y la mía y fue solo un espejismo de mis deseos y sueños.

Y ya eso no existe.

Yo, ahora, me invento todos los días. Sin saber muy bien quién soy, pero lo único cierto y sólido es que nunca tuve padre y lo peor, es que ya no me importa, y la vida, tampoco.

Tal vez, morí el día que lo borré de mi ser.

Tal vez soy sólo un espejismo y aún, no me he dado cuenta.

Así, respiro y camino, duermo e ingiero alimentos sin sabor ni olor y hasta tengo sexo con cuerpos jadeantes que no siento.

Y prosigo el interminable desasosiego de mi presencia en este mundo insípido y gris.

Pero por razones más allá de mi, descubro que existo a través de mi grito a voces con letras aquí plasmadas.

Postulando mi hondo dolor y así mi ser,

sea cual sea.

                                                                             Jorge Troncone O.

Visita Mi web: Tecuento1cuento.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.