Publicado el

La Sirena de mi Vida

La Sirena de mi Vida

Yo, pobre náufrago me conseguí frente a ti, estrella absoluta, en el esplendoroso cristal oceánico, flotando ingrávida, libre

poseedora de las corrientes marinas y sus seres, deambulando a tu alrededor, nutriéndose con tu fresco calor de vida.

Tú imagen perfecta colapsa mi asombro y hace llorar los dioses de todos los seres ante tu absoluta belleza.

Ya no sé de mi, al verme envuelto en tu sublime gracia.

Olvido el mundo y la historia entera de la humanidad.

Haciendo este instante ante ti, el universo eterno.

Hechizado oigo tu canto de sirena que me llama a tú encuentro.

Yo, cuál Ulises, intento pausar mi anhelo de ti,

pero sin lograrlo me dejo llevar por tu embrujo.

Flotando en tus dominios envuelto en tus brazos y pechos, junto a tu boca alumbrada por esas perlas azul ámbar de tus ojos, absorbiéndome en pura luz.

Y una vez dentro de tu ser, caigo en la vertiginosa éctasis de tu pasión, en delirio con grito a los siete mares.

Ya prisionero, me convierto en un delfín majestuoso liberándome de la gravedad que apresa a los hombres en la pesada tierra.

Dónde los sueños se evaporan en el calor del sol, dejándote en desiertos inanimados del alma.

Y pienso si algún día volveré a la orilla y me apoye de nuevo en mis pies y manos para ser humano y escribir sobre ti y tu

reino.

Renunciando por miedo al poder de tu amor y ser lo que fui antes de nuestro mágico encuentro.

Pero venzo la duda rehusando ser sombra del pasado sino estrella luminosa de presente perenne, navegando a tu encuentro,

libre al fin del miedo a vivir sin límites.

Con tu luz me muestras la senda de mi existencia, con tu canto me emocionas, y con tu abrazo me calmas, haciendo posible la Paz y la Pasión, en uno.

Y eso, no es posible en la tierra de los humanos.

Por eso, decido estar a tu lado hasta el final de mis suspiros,

hasta que la luz se desvanezca de mis ojos,

En el calor de tu Vientre,

en el fondo del Océano,

en tu Amor.

Adorada Sirena de mi Vida.                                   

                                                      Jorge Troncone O.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.