Publicado el

Mundos

Mundos:

 

Todo depende de tus más increíbles sueños. Esos llenos de ilusión por lo imposible.

Desde las estrellas o tal vez, como parte de ellas, en su fantástica luz multicolor.

Dónde la energía y la masa se confunden sin aparente control, ni razón posible.

No dejándome otra alternativa que dejarme llevar con su energía pura, a dimensiones de existencia nunca vistas.

Así, caminando en el espacio, sin arriba ni abajo, hipnotizado en serenidad sublime.

Dónde mi centro es mi palpitante corazón y mi destino, el amor por el Universo, que me nutre y llena de su espíritu.

Más allá de lo conocido y más allá de toda posible visión. Descubriendo que soy inmortal con mis sueños llenos de pasión y amor por ti. Ellos, me proyectan puro, lumínico y cálido.

Así, la muerte será tan distante que cuando ocurra, cual supernova, ya  seré parte de otra estrella.

Siendo siempre lo que mis sueños determinen, porque con ellos, es cuando existo.

Si alguna vez, dejo de soñar será cuando sienta el paso de los instantes y me esclavice al duro y frío cemento. Dónde desesperado, siento venir la muerte.

Por eso, sueño todo lo que pueda y termino viéndome como un anciano caminando en el parque de estrellas.

Lleno de recuerdos y riéndome de mí mismo.

De repente, sueño con ella y su amor de siempre. Y veo cómo se materializa a mi lado. Tomándome de la mano, juntos disfrutamos el espectáculo galáctico.

Y con los sueños, nos vamos a otras sendas, a otras ilusiones, a otras vidas, y definitivamente, a otros mundos.

 

Jorge Troncone O.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.