Publicado el

Juntos, somos un Exito

Juntos, Somos Un Éxito!

 

Es increíble no darse cuenta lo simple que sería si supiéramos la gran verdad de la Naturaleza Humana.

Estar juntos, en respeto de nuestros espacios y tiempos.

En sensibilidad a nuestros credos y dudas.

En apertura honesta de nuestras conciencias hacia y con los otros seres humanos.

Donde las diferencias de pigmentación de piel, y rasgos físicos y/o etnicos no signifiquen absolutamente nada más que diferencia de gustos por el café o como te gustan los huecos fritos.

Y que tengamos el conocimiento de escuela y casa que la humanidad se desarrolló más que por competencia, guerra y genocidio por la capacidad y necesidad de comunicación y acuerdo.

Que ha sido así, como logramos emigrar y construir desde técnicas de caza y pescas, luego agricultural e industria con éxito y progreso para la gran mayoría.

Y crear la ciencia y tecnologías que nos llevan a las estrellas y a un futuro tal vez, infinito si entendemos que la mutualidad y respeto entre humanos es el arma de progreso y éxito.

Pero tristemente veo cómo la paranoica individualidad y narcisismo beligerante con el que muchos se  arman con la concepción que no son como los otros. No hay semejanza. Son diferentes.

Luego, que son mejores que los otros y finalmente, acuso-a esos otros-de sus fracasos o limitaciones y así, justifican su persecución y exclusión.

Para así, “liberarse de su presencia e injusto lastre.”

Ya deshumanizados, los convierten en bestias peligrosas o retardadas que deberían estar lejos de mi o sencillamente desaparecer.

Y finalmente, proceder a su eliminación.

Es así, como hemos regresado a tantos momentos de horror y terror que vomito y desmayo. Porque no puedo aceptar el triunfo del narcisismo beligerante que termina en lo mismo: muerte y destrucción para todos.

Pero hoy, veo a este par de mujeres maduras, claramente de culturas y orígenes distintos. Aquí, en esta cafetería,

estudiando Álgebra.

Veo cómo una ayuda a la otra, se sonríen, se entienden y se tratan con el sublime respeto y cariño humanos.

Ese que nos lleva a siempre lo mismo, el éxito mutuo. Este proyecta a todos a su alrededor en esa praxis de ayuda y trabajo con otros.

Como causa-efecto u ondas en el agua. Mis acciones tiene efecto en otros aunque no las perciba.

Es un hecho de física pura.

Cómo estás dos hermosas mujeres frente a mí, este hermoso día donde sonrío al verlas y saludo a la humanidad.

Si, apenas a cuatro días después de un masacre el día de San Valentín aquí en una escuela cercana de Florida.

Un pobre enfermo y alienado por la comunidad y sociedad entera.

Pero armado hasta los dientes por esa misma sociedad que ofrece fácilmente armas, en vez de abrazo y comprensión.

Es esta sociedad que nos da todo lo bueno y todo lo malo. Pero la sociedad somos todos nosotros.

Y si nos obstinamos en vernos separados. Ya no somos una sociedad, somos  sólo millones de meros cuerpos deambulando un espacio y tiempo.

Cada vez más indiferentes y anónimos, fracasando en sentirnos parte del otro.

Y solo enfrascado en Mi auto imagen.

Dónde ya no existe Nosotros, solo Yo.

Millones de Solo Yo, terminando donde hemos terminado antes, en la auto-destrucción.

Debemos recapacitar y estar juntos o desaparecemos de la faz de la tierra.

Es solo cuestión de tiempo.

Yo hoy veo que hay muchos que están juntos y por eso no desfallezco y aún puedo sonreír y sentir que no estoy sólo y soy parte de muchos.

Y levanto mi taza de café y saludo a la humanidad unida, con un futuro exitoso!

 

Jorge Troncone O.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.