Publicado el

Si lo sé, pero ellos no saben que yo sé

Si lo sé, pero ellos no saben que yo sé

Si supieran que sé tanto, y más que ellos, pero no deben saberlo o me guardaran secretos que creen que no entiendo.

Pero si lo sé y mucho más.

Por ejemplo, saber cuándo se encierran en silencio a darme un hermanito y que mi Mamá prefiere.

Por eso sé que mi padre se siente mal.

Y también sé que, por eso, me lleva con él todo el tiempo, me compra regalitos en secreto, y me dice incesantemente que me quiere mucho.

Yo se tanto que me doy cuenta como si fuera ellos, pero en este cuerpecito que tengo.

 

Una vez se me ocurrió hablar y decir lo que pensaba. Pero ellos se contrariaron todos y no sabían ni cómo responderme a mis agudas e inteligentes preguntas.

Allí, me di cuenta, que, si quería mantener su amor y la Paz en la casa, tenía que hacerme la tonta, o por lo menos, comportarme como ellos esperaban.

Ser una niñita de 5 años y medio que apenas sabe los números y las letras.

Y así, empecé a considerarme extraña y hasta anormal o enferma por ser y pensar de esta manera hasta que vi una película en secreto, por internet, mientras mis padres dormían o hacían el amor.

 

Se trataba de Leonardo Da Vinci, y vi cómo fue tan adelantado para su tiempo, y lo llamaron genio.

Me di cuenta, que yo podía ser como el, pero en femenino.

Me aboqué a buscar historias de mujeres geniales y descubrí muchas, entre Legos y pinturitas para no levantar sospechas de mis padres, a quienes engañaban con creciente facilidad, al punto de sentirme culpable.

 

Sin embargo, y a pesar de todo los quiero y los necesito porque aún tengo este cuerpecito frágil y diminuto. Y, además, quien me va a creer que soy lo que soy, y si así fuera, quien no me trataría como un ratón de laboratorio. Eso también lo sé.

 

Prefiero la ignorancia de mis padres en amor y darme este tiempo llamado infancia para divertirme, mientras aprendo, mucho más que mis maestros y profesores pueden enseñarme. Y así, llegar a la Universidad y graduarme a eso de los 15 años.

Porque no puedo estar de vacaciones toda la vida tampoco.

 

¡Yo soy una niña responsable, como dice mi padre, mi adorado padre que me quiere tanto, de verdad y sin límites, y eso, no lo consigo, aun siendo Albert Einstein!!!

Descarga:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.